Imágenes

hghg

Somos una comunidad cristiana, católica, que vive en el centro de la ciudad de Almería y allí celebramos y damos testimonio de nuestra fe. La Iglesia de San Sebastián, que es nuestra casa y la de todos vosotros, está situada en la plaza de nombre homónimo. Es un hermoso templo del siglo XVII, donde los fieles nos reunimos cada día para orar y celebrar nuestra fe.

«No puedes orar en casa como en la Iglesia, donde son muchos los reunidos, donde el grito de todos se eleva a Dios como desde un solo corazón. Hay en ella algo más: la unión de los espíritus, la armonía de las almas, el vínculo de la caridad, las oraciones de los sacerdotes».

San Juan Crisóstomo

Nuestro obispo es D. Adolfo González Montes y nuestro párroco es D. Manuel Cuadrado Martín. Hay, además, otros sacerdotes que nos ayudan a celebrar y a vivir nuestra fe.

¡Sed todos bienvenidos!

 

 

San Sebastián
 
Martirologio Romano
San Sebastián, mártir, oriundo de Milán, que, como narra san Ambrosio, se dirigió a Roma en tiempo de crueles persecuciones, sufriendo allí el martirio. En la ciudad a la que había llegado como huésped, obtuvo el domicilio de la eterna inmortalidad. Fue enterrado el 20 de enero en las catacumbas de Roma (s. IV in.).
 
Etimología:         Sebastián = Aquel que es digno de respeto.
 
Biografía breve
Sebastián, hijo de familia militar y noble, era oriundo de Narbona, pero se había educado en Milán. Llegó a ser capitán de la primera corte de la guardia pretoriana. Era respetado por todos y apreciado por el emperador, que desconocía su cualidad de cristiano. Cumplía con la disciplina militar, pero no participaba en los sacrificios idolátricos. Además, como buen cristiano, ejercitaba el apostolado entre sus compañeros, visitaba y alentaba a los cristianos encarcelados por causa de Cristo. Esta situación no podía durar mucho, y fue denunciado al emperador Maximino quien lo obligó a escoger entre ser su soldado o seguir a Jesucristo.
 
El santo escogió la milicia de Cristo; desairado el Emperador, lo amenazó de muerte, pero San Sebastián, convertido en soldado de Cristo por la confirmación, se mantuvo firme en su fe. Enfurecido Maximino, lo condenó a morir asaeteado: los soldados del emperador lo llevaron al estadio, lo desnudaron, lo ataron a un poste y lanzaron sobre él una lluvia de saetas, dándolo por muerto. Sin embargo, sus amigos que estaban al acecho, se acercaron, y al verlo todavía con vida, lo llevaron a casa de una noble cristiana romana, llamada Irene, que lo mantuvo escondido en su casa y le curó las heridas hasta que quedó restablecido.
 
Sus amigos le aconsejaron que se ausentara de Roma, pero el santo se negó rotundamente pues su corazón ardoroso del amor de Cristo, impedía que él no continuase anunciando a su Señor. Se presentó con valentía ante el Emperador, desconcertado porque lo daba por muerto, y el santo le reprochó con energía su conducta por perseguir a los cristianos. Maximino mandó que lo azotaran hasta morir, y los soldados cumplieron esta vez sin errores la misión y tiraron su cuerpo en un lodazal. Los cristianos lo recogieron y lo enterraron en la Vía Apia, en la célebre catacumba que lleva el nombre de San Sebastián.
 
El culto a San Sebastián es muy antiguo; es invocado contra la peste y contra los enemigos de la religión, y además es llamado además el Apolo cristiano ya que es uno de los santos más reproducidos por el arte en general.
 
 
Oración a San Sebastián
Te rogamos, Señor, nos concedas el espíritu de fortaleza para que, alentados por el ejemplo glorioso de tu mártir San Sebastián, aprendamos a someternos a ti antes que a los hombres. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.
 

Nuestra misión, como la misión de toda la Iglesia, no es otra que evangelizar: anunciar el Evangelio a todos. Por eso, porque queremos que la Buena Noticia llegue a muchos, es por lo que hemos decidido tener presencia en internet.

«En esta galaxia de imágenes y sonidos "aparece" el rostro de Cristo y se oirá su voz. Porque sólo cuando se vea su rostro y se oiga su voz el mundo conocerá la buena nueva de nuestra redención. Esta es la finalidad de la evangelización. Y esto es lo que convertirá a Internet en un espacio auténticamente humano, puesto que si no hay lugar para Cristo, tampoco hay lugar para el hombre».

Beato Juan Pablo II

 

 

MISAS

Horarios de verano

Lunes a Sábado              9.30 h.  y  20.00 h.

Domingos y Festivos     9.30 h., 11.30 h., y  20.30 h .

 

Horarios de invierno

Lunes a Sábado               9.30 h.  y  19.30 h.

Domingos y Festivos      9.30 h., 11.30 h., 12.30 h., y  19.30 h.

Sacramento del Perdón (Confesión)

Media hora antes de la Eucaristía

 

Despacho parroquial,  martes, miércoles  y  jueves,  11-12.30 h.

Murcia, 2.   04003    Almería

Teléfono 950 231 195

E-Mail:      Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.